Se trata de una aplicación web que integrará todos los sistemas de información actuales y permitirá, entre otras posibilidades, que cada alumno, desde educación infantil hasta la finalización de sus estudios no universitarios, disponga de un único expediente académico digital, independientemente de los centros en los que se encuentre matriculado a lo largo de su vida.
Ello redundará en una mayor atención "personalizada", según destacó la consejera.