Blog de la Biblioteca

biblioteca

Acceso

¿Quién está en línea?

Hay 59 invitados y ningún miembro en línea

Alumnos

Salgado dijo que el proyecto es "eminentemente de carácter sanitario", ya que exigirá a los profesionales sanitarios que incorporen en el historial clínico de los adolescentes si existe o no consumo de alcohol. También incluirá actuaciones en los ámbitos educativos, referente a los propios menores como sujetos de la educación, así como en "la educación que se presta a los profesionales sanitarios".

En este sentido, recordó que en España no existe una Ley de venta unificada, ya que cada comunidad establece su prohibición de acuerdo con sus propios parámetros, de ahí que esta nueva Ley aporte "ciertas limitaciones", referidas a la venta y el consumo de bebidas alcohólicas y la publicidad.

En cuanto a la venta, no se podrá dispensar alcohol a los menores para su consumo inmediato en los establecimientos de ocio y restauración, ni podrá venderse en maquinas automáticas salvo que este controlado por el dueño del establecimiento.

Tampoco se podrá dispensar alcohol durante el horario nocturno, desde las 22 horas hasta las 8 de la mañana, salvo en aquellos lugares destinados al consumo inmediato, mientras que aquellos establecimientos donde se venda alcohol no destinado al consumo inmediato deberán contar con licencia específica. Estos establecimientos deben asegurarse de que la persona tiene más de 18 años a través del DNI, y podrán perder esta licencia si se demuestra que han vendido alcohol a menores o fuera del horario establecido.

Con lo que respecta a los consumos, a partir de esta Ley, estará prohibido a los menores el consumo de alcohol en la vía publica, y se establecerán sanciones de las que serán responsables los padres o tutores, y en caso de reincidencia serán más elevadas las sanciones. Tampoco se podrá consumir alcohol de ninguna graduación en centros escolares, en centros de atención a menores y en instalaciones deportivas durante el horario que esté permitida la entrada de menores.

Asimismo, la cuantía de la sanción se graduará teniendo en cuenta aspectos como la capacidad económica del infractor, la habitualidad de la infracción, la repercusión de la infracción, el número de menores afectados, el beneficio reportado al infractor, etc.

También hay algunas previsiones de consumo de alcohol adicionales, por lo que no se podrá consumir alcohol de ninguna graduación en centros escolares, en centros de atención a menores y en instalaciones deportivas durante el horario que esté permitida la entrada de menores.

No se podrá seguir haciendo publicidad de bebidas alcohólicas de menos de 20 grados en radio y televisión en el denominado horario infantil, entre las 6 y las 22 horas. En cuanto a la publicidad en vallas exteriores, ésta no podrá hacerse a menos de 500 metros de un centro educativo, de atención de menores o instalación deportiva donde no se pueda consumir alcohol.

Tampoco se podrá asociar el consumo de alcohol con mejoras de rendimiento o con éxitos en el terreno social, profesional o sexual, ni con propiedades terapéuticas, sedantes o estimulantes. Del mismo modo, los menores no podrán aparecer en estos anuncios consumiendo alcohol.

Por otro lado, Salgado señaló que en España y en Europa occidental las pautas de consumo de alcohol han cambiado mucho, pasando de consumos regulares y sostenidos a otros "abusivos y concentrados durante los fines de semana y determinadas épocas del año". De hecho, el agravante de estas pautas en los jóvenes sigue bajando la edad de inicio en el consumo del alcohol, establecida en 13,7 años.

Entre el año 2002 y 2004 el consumo entre menores en la franja de 14 a 18 años se ha incrementado en 12 puntos porcentuales, mientras que la frecuencia de borracheras del 38% de jóvenes que han reconocido emborracharse en el último mes, es de una borrachera cada 10 días.

La ministra de Sanidad declaró que se trata de "un grave problema de salud pública" con unas consecuencias a largo plazo desconocidas, ya que no hay estudios del efecto del alcohol en la salud de los menores.

No obstante, reconoció que el alcohol produce daños importantes en la salud de los jóvenes, como "problemas a corto plazo en las funciones hepáticas, disminución de la hormona del crecimiento, alteraciones en las hormonas sexuales, y otras incidencias importantes en el rendimiento escolar, la agresividad de los niños y en su forma de relacionarse con sus iguales y los mayores".

Asimismo, Salgado también destacó que la introducción del carné por puntos va a moderar el consumo abusivo de alcohol en aquellos que tengan que utilizar un vehículo a motor, aunque esto no incumbe a los menores de 18 años.
Jano On-line y agencias
18/09/2006 10:33

 

 

Consejería de Educación - JUNTA DE EXTREMADURA
Soporte Centros